Propiedades medicinales camelia

Camellia sinensis

Antialérgico, Antiasmático, Antioxidante, Antiséptico, Broncodilatador, Diurético,

La camelia (Camellia sinensis) es una planta herbácea originaria de China y el sureste asiático. Es la planta más usada para la preparación de infusiones, y usualmente nos referimos a ella como “té verde”. El té es la bebida más consumida en el mundo, por ende no es de sorprender que esta planta la podamos encontrar prácticamente en cualquier región del mundo. Por lo general crece mejor en zonas de clima tropical o subtropical. Es una de las plantas más usadas en la medicina tradicional china. Su modo de uso más común es como té o infusión, aunque existen otro tipo de preparaciones. Existen dos variedades que se usan actualmente, Camellia Siennsis Sinensis, llamado té chino; y Camellia Sinensis Assamica, llamado té de la India.

La planta de la camelia es un arbusto perenne de tamaño medio. Crece entre 1 y hasta 9 metros de altura, aunque suele crecer más a lo largo que a lo alto. Usualmente se poda para que no supere los 2 metros de altura, esto facilita el cultivo de la planta. Las hojas miden entre 5 y 12 cm de largo, y unos 3-5 cms de ancho. Los bordeas de las hojas están ligeramente dentados. Las flores son de color blanco o amarillo pálido, poseen 6 u 8 pétalos y miden alrededor de 3 cms de diámetro. Poseen un aroma atractivo y las solemos encontrar solas o en grupos de dos o tres flores juntas. El fruto es una diminuta baya que contiene tres cápsulas de color obscuro. Cada cápsula contiene de 2 a 4 semillas.

Para fines medicinales se usan las hojas. Estas se secan y trituran para posteriormente preparar té. La colecta se puede hacer en cualquier momento del año. Por lo general se hace a finales del verano o principio del otoño. También se pueden usar las flores en la preparación de tés, y se puede obtener aceite a partir de las semillas.

Té verde

Propiedades terapéuticas

La medicina tradicional china es una de las más antiguas del mundo. Los estudios más antiguos sobre los efectos de la camelia podrían remontarse al 3700 a.C., durante el imperio Shennong. A través de los años se le ha usado para tratar abscesos, asma, problemas en las vías urinarias, falta de apetito, fatiga, etc… Se estima que la planta se podría haber usado como remedio para hasta 200 padecimientos. El uso de la camelia era extensivo y formaba parte de la vida diaria en China. Existen reportes de que hacia alrededor del año 650 a.C. ya se cultivaba en casi todas las provincias de China, además de haber sido introducida en Japón.

Cuando los británicos llegaron a China quedaron fascinados por la tradición del té, misma que rápidamente adquirieron. Hoy en día es común la imagen del té “inglés”, aunque claro está, la tradición es originalmente China. La camelia fue llevada a Inglaterra, y después introducida en muchos otros países a través del comercio y la gran influencia que tenía el imperio británico. Es así como la camelia se volvió una bebida popular prácticamente en todo el mundo.

En años recientes se han hecho estudios clínicos sobre sus efectos. Uno de los componentes activos más interesantes es la theofilina. Este alcaloide tiene un efecto diurético, vasoconstrictor y broncodilatador. La teofilina se suele usar para el tratamiento del asma. El té de camelia sirve también como expectorante, por lo que en general mejora la respiración en episodios asmáticos. La misma sustancia tiene un ligero efecto diurético.

Otros compuestos interesantes son los flavonoides, los cuales tienen propiedades antioxidativas y antimicrobianas. Se ha comprobado que los antioxidantes ayudan a prevenir una gran variedad de enfermedades crónicas, y posiblemente también reduzcan el riesgo de contraer ciertos tipos de cáncer.

También tiene una propiedad astringente por lo que el extracto se suele usar en diversos cosméticos y tratamientos para la piel.

Al igual que otras plantas usadas para el té, las hojas tienen pequeñas cantidades de cafeína. Aproximadamente un 4% de su composición es cafeína. La cafeína es el componente presente en el café el cual nos depriva del sueño.

Contraindicaciones. Aquellas personas que padecen de úlcera gástrica u otros problemas del estómago crónico. Así mismo se debe de consultar con un médico en caso de padecer problemas de riñones. Recuerden que el uso de cualquier planta medicinal debe ser siempre bajo la supervisión de un especialista.

Contrainidicaciones. El consumo elevado de cafeína puede causar alteraciones en los patrones de sueño e insomnio. En otras personas puede causar ansiedad y dolores de cabeza. Estos efectos son poco frecuentes y por lo general sólo suceden cuando uno toma demasiadas tazas de té en un solo día. Esto suele ser más común en los más pequeños, por lo que la cantidad de té que los niños pueden tomar debe ser limitada.

Modo de uso

  • Té de camelia. El modo más popular es como té. Existe una gran variedad de variaciones incluyendo verde, negro, oolong y blanco. Todo de pende del momento en le que las hojas se colectan y preparan. Así mismo se pueden adquirir diferentes presentaciones que combinan la camelia con otros tipos de té. Para prepararlo basta con colocar una pizca de hojas en una taza de agua hirviendo y dejar reposar por lo menos 5 minutos, después retiramos las sobras de las hojas. Se puede endulzar con azúcar o miel, y en caso de té negro podemos añadir un poco de leche.
  • Aceite. Las semillas se pueden prensar para obtener aceite. Cabe señalar que esto usualmente se hace a partir de la Camellia oleifera. Este aceite tiene un sabor dulce con el cual se puede sazonar la comida.