Propiedades terapéuticas de la Fresa

La fresa es sin dudas de las frutas más versátiles y más consumidas a nivel mundial. Además de eso, su ingesta otorga una gran cantidad de beneficios, como por ejemplo su alto contenido de potasio, calcio y magnesio que ayudan al funcionamiento del sistema nervioso.

¿Qué es la fresa?

La fresa o frutilla como también se le conoce, es una planta que proviene de la familia de las Rosáceas, cuyo fruto es 100% comestible. Su cultivo es mayormente difundido entre la época de febrero y primavera, que es cuando su cosecha tiene un mejor olor y sabor.

Existen más de 600 variedades de esta fruta alrededor del mundo cuyas variaciones pueden ir en su sabor, tamaño y textura.

A pesar de la creencia popular no pertenece completamente al grupo de alimentos de las frutas. Una fresa no es más que una deformación del tallo conocida como infrutescencias, que es cuando los frutos se encuentran adheridos o contiguos a otros. Pues en realidad el verdadero fruto son las pequeñas manchas amarillas de las fresas.

Beneficios de la fresa

  • Tienen un nivel de calorías bastante bajo: su contenido se basa en agua y fibra, lo cual ayuda bastante al tracto intestinal.
  • Son ricas en vitamina C: son antioxidantes y potenciadores del sistema inmune.
  • Su consumo regular ayuda a un mejor funcionamiento del sistema nervioso y la actividad muscular.
  • Es ideal para los que sufren de hipertensión arterial, afecciones sanguíneas o problemas del corazón por su alto contenido de potasio.
  • Contienen ácido elágico: que ayudan a la elasticidad de la piel retrasando el envejecimiento y aparición de las arrugas.
  • Ayuda a prevenir el cáncer gracias a sus salicilatos que son buenos para evitar las afecciones cardiovasculares y degenerativas como el cáncer.
  • Para mujeres embarazadas es excelente, pues su alto contenido de ácido fólico ayudan al buen desarrollo del bebé.

Investigaciones recientes

Las investigaciones del Environmental Working Group suelen poner especial atención a esta fruta. Estos estudios revelan que por su alto nivel en fibra (el cual suele saciar el apetito bastante rápido) ayuda a dejar de comer y sentirse satisfecho más rápido.

Por lo tanto, si a estas no se les agrega algo demás y se consumen en su estado natural, son un ingrediente perfecto a tener en cuenta a la hora de armar un plan de dieta.

Algunos estudios del Center For Food Safety revelan que la fresa ayuda a la salud visual pues contiene pigmentos como la zeaxantina y luteína con efectos protectores. Además disminuye el riesgo de degeneración macular.

Modos de uso

Sin dudas la mejor forma de consumir esta fruta es en su forma natural, más aún si son cosechadas en su temporada que es cuando su sabor y olor es aún mejor.

Otra muy buena forma para disfrutarlas, es en forma de mermelada, pues en esta presentación puede preservarse por mucho más tiempo en un refrigerador.

El té de fresa o agua de fresa también es una buena alternativa. Basta con colocar al fuego un poco de agua y unas fresas, una vez que hierva se deja reposar y cuando enfríe se machacan las fresas. Esto ayudará bastante al organismo porque puede depurar y nutrirse con vitaminas, así como también ayudar con la pérdida de peso.

Aunque la fresa tiene muchos beneficios, también existen condiciones a la hora de su consumo:

  • Deben ser bien lavadas antes de comer, ya que puede tener residuos de plaguicidas.
  • Las personas con cálculos renales y trastornos intestinales, deben tener especial cuidado con esta fruta. El ácido cítrico y ácido oxálico pueden causar irritación del intestino y agravar la situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *