Propiedades medicinales harpagofito

harpagofito

Analgésico, Antireumático

El harpagofito (Harpagofitum procumbens antes conocida como procumbeus) es una planta de gran interés medicinal perteneciente a la familia de las Pedaliaceae. Es originaria del sur de África (Sudáfrica, Namibia, Madagascar, etc…) Existe otra especie asociada llamada Harpagofitum zeyheri, la cual es muy similar y cuyos efectos también se incluyen en este artículo. Al harpagofito también se le conoce por los nombres de garra del diablo, o agarre del diablo. Estos nombres hacen referencia a la peculiar forma de sus frutos.

Es una planta xerófita, es decir, suele crecer en suelos salinos y arenosos. El harpagofito es una planta pequeña, sus tallos son rastreros y suele aferrarse de otras plantas, piedras o paredes. Éstos no suelen superar el metro y medio de longitud. La raíz es un largo sistema de rizomas y tubérculos que alcanzan una longitud de hasta 20 cms. Las hojas son opuestas y miden alrededor de 60 mm de largo. El color tanto de los tallos como de las hojas es verde grisáceo.

Las flores y el fruto son sin lugar a dudas las partes más característica del harpagofito. Éstas tienen una forma de embudo alargado (unos 70 mm de longitud), y poseen tonos rojos o morado y en el centro amarillo y blanco. El fruto de la uña del diablo es una cápsula plana que mide unos 7 cm de largo y de la cual salen dos largas espinas centrales. El fruto está también recubierto de dos filas de pequeñas espinas. Estas espinas ayudan al fruto a adherirse a animales que pasen cerca y así propagar sus semillas.

Para remedos caseros se emplea la raíz.

harpagofito

Propiedades terapéuticas

La raíz del harpagofito se seca a la sombra y después se tritura para obtener un polvo. Existen diversos compuestos tales como glucósido monoterpénicos e iridioides. El más conocido es el Harpagósido el cual representa el 2% de estos compuestos. Otras sustancias presentes en la raíz son azúcares (fructosa y glucosa), fitosteroles, triterpenos, flavonoides, etc…

Se le atribuyen las siguientes propiedades:

  • Analgésico y antiinflamatorio. Puede aliviar el dolor e inflamación, especialmente en afecciones crónicas. Se ha usado sobre todo en pacientes que tienen pocos beneficios de analgésicos comunes.
  • Antiespasmódico. Junto con su efecto antiinfalamtorio, ayuda a aliviar los espasmos musculares.
  • Aperitivo. En casos de anorexia o falta de apetito.

Se le ha usado para aliviar el dolor de enfermedades inflamatorias como tendinits (inflamación de los tendones), lumbalgia, osteoartritis y artritis reumatoide.

Finalmente queda decir que existen extensos estudios médicos (sobre todo en España y Alemania) que señalan sus potenciales usos en la medicina contemporánea. Existen por lo menos 20 ensayos clínicos que respaldan sus efectos, principalmente como antiinfalamatorio y antireumático (Chrubasik et al., 1996, 1999,1997, 2003, 2005; Schruffer, 1980L Lecomte et al. 1992; Goebel et al., 2001; Bernard et al).

Existe un bajo riesgo de toxicidad a corto plazo. A la fecha no se han hecho estudios sobre su posible toxicidad a largo plazo. Los efectos secundarios son poco comunes e incluyen molestias estomacales y posibles diarreas. No se recomienda su uso en caso de que se estén usando anticoagulantes (p.ej. Aspirinas) o medicinas para el corazón (p.ej. Antiarrítmicos). Tampoco se recomienda su uso en pacientes con úlceras gástricas. Debido a la falta de estudios a largo plazo, también se desaconseja en mujeres embarazadas.

Finalmente queda decir que siempre es importante consultar a un médico antes de usar esta planta.

Modo de uso

Existen diversas presentaciones del harpagófito. Como hemos visto, su principal uso es aliviar dolores crónicos como los causados por la artritis y la lumbalgia. Los modos de uso más comunes incluyen:

  • Infusión de las raíces. Se toma antes de la comida para mejorar el apetito. Sirve como un analgésico general. Señalan que podría también ayudar a aliviar las migrañas y dolores causados por las reumas.
  • Aceites o pomadas. Se aplican de forma tópica. Especialmente para aliviar dolores musculares.
  • Comprimidos o tabletas. Se consumen junto con cada comida al día. Los efectos dependerán de la dosis, puedes consultar con tu médico.
  • Extracto fluido. El cual se diluye en agua. Sirve de la misma manera que la infusión a base de las raíces.