Propiedades medicinales genciana

Gentiana luteaAntipirético, Digestivo, Immunoestimulante

La genciana (Gentiana lutea) es una planta perteneciente a la familia de las . Una familia la cual consta de más de 800 especies . Para fines prácticos, este artículo se centra en la Gentiana lutea, aunque algunas de sus propiedades pueden ser comunes a otras especies de la misma familia.

La genciana puede medir hasta dos metros de altura. Su raíz es gruesa, carnosa y de color amarillo. La raíz posee muchas ramificaciones que le dan un gran soporte y le permite sobrevivir a lo largo del invierno. Durante el invierno pierde todo su follaje, mismo que recupera a lo largo de la primavera.

La floración se da entre los de meses de Junio y Agosto. Las flores son pequeñas, de color, y se agrupan en ramilletes de hasta 10 florecillas.

Para fines medicinales se emplea la raíz. La colecta se suele hacer a finales del verano o ya entrado el otoño. Extraemos la planta con cuidado para poder preservar la mayor cantidad de raíz posible. Después la lavamos para remover el exceso de tierra. Finalmente la cortamos en rodajas delgadas y se ponen a secar a la sombra.

Propiedades terapéuticas

La genciana es una planta de gran valor medicinal. Algunos de sus efectos incluyen:

  • Aperitivo y digestivo. Causado por la presencia de gancriopicrina. Esta sustancia actúa de diversas maneras: abre el apetito, reduce los gases, estimula las secreciones del hígado y el estómago y promueve la motilidad en el intestino. Ideal para casos de inapetencia o problemas con digestiones pesadas.
  • Antiinfalamatorio y cicatrizante. Se suele usar en el tratamiento de inflamaciones crónicas, como gota y reumas.
  • Antifebril. Se atribuye a la genciamina, un tipo de alcaloide característico de esta planta. Ayuda a reducir la fiebre en poco tiempo.
  • Fortalece el sistema inmune. Su consumo regular promueve la creación de glóbulos blancos.

Precauciones: Su uso se desaconseja en caso de embarazo o lactancia.

Modo de uso

  • Vino. El vino de genciana se prepara a partir de la raíz. Se macera la raíz seca en vino blanco durante 10 días. Después se filtra para remover las raíces. Se toma una copa antes de cada comida para mejorar la digestión.