Propiedades medicinales fumaria

Fumaria officinalis

Antiinflamatorio, Antihistamínico, Cardiotónico

La fumaria (Fumaria officinalis) es una planta herbácea anual originaria del centro de Europa y que ha sido introducida en otras regiones como Norteamérica. Suelen crecer en llanuras y suelos áridos. Se le conoce también por los nombres de sangre de Cristo, palomilla o zapatos del Señor, ente muchos otros nombres.

Alcanza una altura de hasta 50 o 70 cms. Las hojas son de forma compuesta, se dividen en 3 o 4 ramilletes, cada uno se divide en folíolos delgados y largos. Los tallos son delgados y poseen muchas ramificaciones. Cada planta produce ente 10 a 25 florecillas (de hasta 9 mm de diámetro). Las flores son de color violeta, el cáliz de las flor es violeta pálido y los bordes poseen un tono más intenso.

La fumaria florece durante la primavera. El fruto es una pequeña cápsula que contiene una sola semilla.

Para fines medicinales se emplean las flores. Estas se colectan durante la floración, entre los meses de Abril y hasta Junio. Las flores se deben secar a la sombra y después almacenar en contenedores para protegerlas del polvo, luz y humedad.

Propiedades terapéuticas

El compuesto de mayor interés es el ácido fumárico y los ácidos fenólicos (ácido cafeico y protocatéquico, entre otros).

También posee diversos flavonoides (quercetol) que le confieren propiedades colagogas (ayuda a eliminar las bilis), espasmolítica (regula los espasmos) y colerética. En general se le usa para tratar diversos problemas de la vesícula biliar e hígado tales como: colecistitits (inflamación de las vesícula biliar), hiperlipidemia (acumulación de grasa en el hígado), disquinesia biliar, entre otros problemas.

Ayuda a regular los niveles de lípidos en la sangre y del colesterol, por lo que se suele utilizar en el tratamiento de problemas vasculares como la arteriosclererosis (endurecimiento de las arterias por el exceso de colesterol), y problemas similares.

También posee diversos alcaloides que le dan un ligero efecto antiinflamatorio y antihistamínico, el cual reduce los procesos inflamatorios. Estos alcaloides también tienen efectos cardiotónicos y antiarrítmicos, por lo que se puede usar en el tratamiento de enfermedades cardíacas.

La fumaria también tiene un efecto diurético, por lo que se le puede usar para reducir líquidos en el cuerpo, pudiendo así contrarrestar la hipertensión.

Precaución Cardiotónico. Por sus efectos cardiotónicos su uso se desaconseja sin antes consultar a un médico. El usar esta o cualquier otra planta medicinal sin la aprobación de un médico conlleva elevados riesgos a la salud. Favor de consultar con un doctor antes de comenzar cualquier tratamiento.

Modo de uso

  • Zumo. Se prepara con la planta fresca. Se machacan 40 gramos de planta fresca y se diluyen en agua. Se puede endulzar ligeramente para reducir el sabor amargo. Se toma antes de cada comida.
  • Infusión. Se prepara a partir de la planta seca. Se usan 40 gramos por cada litro de agua hirviendo. Se deja reposar por lo menos quince minutos y después se retiran los sobrantes. Se toma de dos a tres tazas al día. Una taza antes de cada comida.
  • Extracto. Se puede adquirir en las farmacias. Se diluye en un vaso de agua la cantidad de gotas señaladas por el médico.
  • Polvo. Se pulveriza la planta seca hasta obtener un polvo fino. Se toman hasta 7 gramos al día. Se pueden colocar en una oblea o en una cucharada de miel o mermelada. También se puede encontrar en las tiendas como comprimidos.
¡Es importante compartir!...Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone