Propiedades medicinales dulcamara

Dulcamara

Tóxico

La dulcamara (Solanum dulcamara) es una pequeña enredadera nativa de Europa y Asia. Se le puede localizar fácilmente en toda la Península así como en el Norte de Europa. Se adapta con facilidad y la podemos encontrar en zonas boscosas, suelos rocosos e incluso zonas costeras. En algunas regiones se le ha incluso clasificado como especie invasiva. Se le conoce con los nombres comunes de: amargamiel, matagallinas, hierba pelada y amaradulce.

Posee un tallo lignificado en la base del cual se desprende un gran número de ramas. Si bien es una planta delgada los tallos adquieren con los años una consistencia leñosa. Las hojas poseen forma lanceolada y con longitudes de entre 4 y 12 cm. La dulcamara necesita otras plantas o estructuras de soporte, y con ello puede alcanzar alturas de hasta 4 metros. En la axila de las hojas (la unión entre la rama y la hoja) emergen las inflorecencias. Las flores de la dulcamara tienen tonos violetas. La floración se da a partir del mes de Mayo y hasta principios del Otoño.

Los frutos son pequeñas bayas de color rojo que no superan 1 cm de diámetro. Poseen un aroma similar al de los tomates y son comestibles por algunas especies aves. Es importante señalar que el fruto no debe ser consumido ya que causa efectos adversos. Debido a su atractivo color resultan un riesgo especialmente para los más pequeños.

Para fines medicinales las partes de interés son los tallos. Éstos se deben de colectar sólo si el árbol tiene más de dos años de vida. Los tallos se cortan en trozos y se dejan secar a la sombra y a una temperatura no mayor a 40°C. Los frutos no se deben de utilizar bajo ninguna circunstancia ya que son potencialmente tóxicos.

Propiedades terapéuticas

Los tallos de la dulcamara han sido estudiados extensivamente. Se usa principalmente para tratar la dermatitis. Sus compuestos activos son los alcaloides solanina, solasodine y solamarina. Estos compuestos ayudan a prevenir infecciones en la piel causadas por bacterias oportunistas como E. Coli y S. Aureus que están asociados a la persistencia de ciertos casos de dermatitis.

Estos mismos alcaloides se encuentran en altas concentraciones en las flores, frutos y raíces, y representan un alto riesgo de intoxicación. La planta no se debe consumir bajo ninguna circunstancia. Los síntomas de intoxicación incluyen dolos estomacales, vómitos y diarrea.

Modo de uso

De antaño se solía recomendar la dulcamara para tratar la bronquitis (antiespasmódico). Nosotros desaconsejamos dicho uso.

Si estás interesado en remedios para tratar la dermatitis la dulcamara puede ser una excelente opción. Aconsejamos que acudas a tu tienda preferida y preguntes por posibles cremas a base de esta planta.

No olvides compartir!