Propiedades Medicinales del Helenio

El Helenio es conocida por la versatilidad que ofrece para diferentes usos. Con ella se preparan vinos y preparaciones medicinales. Puede ser utilizada en forma de infusiones, cataplasmas tópicas u obtener su tintura. Posee una belleza que atrae no solo la vista de los humanos: las mariposas, abejas y otros insectos, son visitantes constantes de sus flores.

Su nombre científico es Inula Helenium. Es conocida también como elecampana, énula, hierba del moro u ojo de caballo, entre otros. Según la leyenda, se dice que esta planta, surgió cuando las lágrimas de Helena de Troya regaron la tierra donde caían.

Historia del Helenio

Es conocida y utilizada desde tiempos muy antiguos. Los griegos y los romanos ya la consideraban como una planta medicinal importante por sus propiedades curativas. Se le atribuían aplicaciones terapéuticas en casos de enfermedades respiratorias, parásitos intestinales y problemas digestivos.

Grandes científicos, médicos y filósofos de tiempos pasados, como: Dioscórides, Teofrasto, Santa Hildegarda, entre otros; veneraron al Helenio por sus virtudes. Las poblaciones celtas la consideraban como una planta sagrada. Sus virtudes siguen siendo reconocidas hoy en día.

Su uso con fines medicinales contemporáneos, se basan en estudios detallados de sus propiedades que datan de mediados del siglo XVIII.

Características del Helenio

Posee una determinación vigorosa para crecer y reproducirse tanto de forma silvestre como doméstica. Su apariencia tiene cierta semejanza con el Girasol, aunque las flores del Helenio, son más pequeñas y los pétalos de las mismas mucho más delgados. De hecho, ambas pertenecen a la familia de las Asteraceas.

Si crece en terrenos óptimos y ricos en nutrientes, puede llegar a alcanzar hasta 1.50 metros de altura. Es una hierba de carácter perenne que posee un tallo rígido y ramificado. Tiene hojas grandes, de forma oval y bordes dentados que acaban en puntas. En su parte posterior son de un color blanquecino y poseen unas venas que resaltan en su superficie. Las hojas que nacen en la base de la planta y rodean el tallo, poseen peciolo y pueden alcanzar hasta un metro de largo.

Las flores miden entre 6 a 8 centímetros, se forman en la parte superior de la planta. Son amarillas, con pétalos delgados y largos que acaban con muescas en sus puntas. El Helenio nos regala un fruto cerdoso e indehiscente con pelillos en la punta.

Es una planta que florece entre julio y septiembre.  Se le puede encuentrar prácticamente por toda Europa y una gran parte de Asia. Para crecer requiere zonas de clima templado y lluvioso.

flor Helenio

Principales compuestos químicos del Helenio

Entre los compuestos químicos más importantes hallados en esta planta tenemos:

  • Inulina: encontrado en el rizoma y concentrado hasta en un 44%.
  • Fructosa.
  • Mucilago.
  • Azuleno.
  • Aceite esencial: (1-3%)
  • Láctanos sesquiterpénicas amargos.
  • Fitosteroles.
  • Flavonoides.
  • Tripertenos.
  • Sales minerales: entre ellas potasio.
  • Minerales como: zinc, magnesio, calcio y aluminio.

Principales acciones benéficas del Helenio

Los compuestos activos del Helenio tienen acciones benéficas utilizadas como:

  • Expectorante.
  • Eupéptico: da excelentes resultados como ayudante para una buena digestión, alivia los males de la dispepsia y estimula el apetito.
  • Antihelmíntico.
  • Fungicida.
  • Antiséptico.
  • Bactericida.
  • Espasmolítico: alivia y calma espasmos y convulsiones corporales.
  • Carminativo: favorece la expulsión de gases.
  • Diurético. Permite expulsar la sal excesiva y los líquidos retenidos.
  • Colerético: estimula la secreción de bilis buena.
  • Anti diarreico.

Estos beneficios medicinales que nos aporta el Helenio, pueden aplicarse en dolencias como las siguientes:

  • Enfermedades del aparato respiratorio como: tos, asma, bronquitis. tosferina,
  • Cálculos biliares.
  • Artritis y reuma: alivia los dolores provocados por gota y el reumatismo.
  • Hiperazotemia.
  • Anorexia.
  • Náuseas.
  • Ayuda en la cicatrización de heridas superficiales en la piel.
  • Ha demostrado ser efectivo en aplicaciones tópicas, destinadas a aliviar malestares como: Candidiasis vulvovaginal y micosis dermatológicas como eccemas, urticarias y úlceras.
  • Además, es un efectivo regulador de la tensión, por lo tanto, se recomienda su uso en casos de hipertensión.

Contraindicaciones

  • En el caso de utilizar el helenio en forma tópica, existe la posibilidad de que produzca dermatitis en personas sensibles a sus compuestos químicos. Cuando se combina con otras plantas de la familia de las Asteráceas, puede también ocurrir hipersensibilidad a sus componentes.
  • En casos graves de úlceras gastro-duodenal, se desaconseja su uso.
  • Si se administra en altas dosis puede tener efectos secundarios como vómitos y cuadros de gastroenteritis.
  • Se debe tomar en cuenta la asesoría médica en casos de mujeres embarazadas, en periodo de lactancia, en niños menores de 2 años; o cualquier otra patología de consideración.
  • Se recomienda prudencia de no prolongar su uso.

¿Cómo se usa el Helenio?

Las plantas jóvenes que no sobrepasan los 2 o 3 años de vida poseen mayores cocnentraciones de principios activos. Generalmente se cosechan a mediados de otoño. La parte más utilizada para fines medicinales es su rizoma, aunque también se usan sus hojas y flores.

El Helenio tiene un sabor amargo, que puede resultar desagradable, para contrarrestar esto se puede endulzar con miel.

Las mejores formas de utilizar al Helenio para aprovechar sus propiedades terapéuticas son:

  • Infusiones: a razón de unos 5 gramos de la raíz por cada taza de agua. Se combinan en un recipiente con agua hirviendo, se reposa y filtra. La infusión resultante se puede beber hasta 3 veces por día. Es efectiva para los malestares respiratorios, tos, bronquitis, asma, etc.
  • Maceración: se toman unos 70 gramos de la raíz del Helenio y se colocan en una botella o recipiente con vino generoso, durante 9 días. Luego de pasado este tiempo, se puede filtrar el líquido y puede tomarse un vaso pequeño junto con las comidas. De esta manera se aprovechan los beneficios digestivos y diuréticos que nos aporta la planta.
  • Decocción: a razón de 25 gramos de raíz, por cada litro de agua. Se hierven por unos minutos, se atempera para después colarlo. Puede utilizarse en casos de gripes y bronquitis. Beber hasta 3 tazas pequeñas por día.
  • Tintura: para obtener la tintura del Helenio, se combinan 5 gramos de la raíz con 50 de alcohol de 60 grados, por unos 5 o 7 días. El líquido resultante puede filtrarse y se guarda en un frasco de vidrio. Se toman 10 gotas al día, antes de cada comida. Estimula el estómago y facilita la digestión.
  • Puede hacerse un té de la raíz triturada del Helenio. Para esto se toman 250 ml de agua hirviendo y una cucharadita de la raíz. Se reposa, y puede endulzarse con miel.
  • Como linimento: la combinación de la raíz seca del Helenio con alguna resina o algún aceite esencial como el de lavanda, puede resultar efectiva para aplicaciones tópicas que alivian ciertas enfermedades en la piel y ayudan en la sanación de heridas superficiales.

Otros usos:

  • En tiempos antiguos, se llegó a utilizar la raíz triturada del Helenio como condimento en la preparación de ciertos alimentos. En tiempos medievales, también se utilizó como tónico aromático y vigorizante, especialmente indicado en la estimulación de algunos órganos secretores del cuerpo.
  • Fue utilizado como un estimulante para provocar la menstruación femenina.
  • Fue también uno de los ingredientes principales en la preparación de la absenta.
  • Se ha aplicado en determinadas patologías veterinarias. Especialmente en casos de desparasitación de gatos y cerdos.
  • Las raíces del Helenio son cosechadas para ser usadas en la preparación de diferentes aguardientes.

No olvides compartir!