Propiedades Medicinales del Hediondo

El hediondo es una de esas extrañas especies del mundo vegetal que pueden tanto curar como dañar. El hediondo, conocido por el nombre científico de Anagyris foetida, recibe este nombre debido a que sus hojas tienen la particularidad de emitir un olor pestilente y desagradable al ser frotado. Se le conoce también con el nombre de altramuz, altramuz del diablo, anagíride, collar de bruja, hediondo de Europa; entre muchos otros.

Esta planta tiene propiedades purgantes, pero su uso puede tener efectos secundarios si es administrada en altas dosis, e incluso puede resultar altamente tóxica. La hedionda es una planta con la cual es conveniente conocer sus características para evitar su empleo de forma inconsciente o peligrosa.

Historia del Hediondo

Históricamente el Hediondo se podía localizar en zonas colindantes a fortalezas medievales y las orillas de ríos cercanos a aquellas. Esto se debe a que antiguamente fue una planta utilizada para envenenar las puntas de las flechas y las lanzas que luego serían usadas contra los enemigos en las batallas. También fue utilizada para contaminar fuentes de agua debido a la toxicidad que posee.

También presenta la particularidad de que es una de las pocas plantas que es polinizada por diversas aves en lugar de abejas. Sus llamativas flores son atractivas para aves como la curruca. Cuando toman su néctar, se llevan consigo también su polen que transportan de flor en flor efectuando la polinización.

Características del Hediondo

El Hediondo pertenece a la familia de las Fabaceas. Es un arbusto que puede crecer entre los 2 y los 4 metros de altura. Pierde su follaje con la llegada de las épocas secas del verano, y no en el invierno como la mayoría de las plantas caducifolias. Con las primeras lluvias de la época otoñal, las hojas vuelven a brotar.

El hediono se encuentra extendido por toda la cuenca mediterránea y suele crecer en terrenos cercanos a las ciudades, aunque también crece muy bien en zonas más silvestres. Sus hojas, de donde proviene su nombre por el aroma que expelen, son trifoliadas, alternas y pecioladas; y son de gran tamaño.

Sus flores son de color amarillo y se asemejan a las mariposas. Su fruto es una legumbre de forma plana y verde, es lo único que queda colgando de sus ramas luego de que sus hojas y floren caen.

La corteza, las hojas y sus semillas, son las partes del Hediondo que poseen propiedades medicinales, pero también son las partes más peligrosas de la planta. La excepción lo serían sus sumidades floridas.

planta medicinal hediondo

Principales compuestos activos del Hediondo

Entre los principales compuestos activos presentes en el Hediondo tenemos:

Alcaloides como:

  • La anagirina
  • La citisina.
  • La lupanina.

Cada uno de ellos puede generar efectos en el sistema nervioso central y cuando son administrados en altas dosis, la intoxicación es la consecuencia más directa.

En las hojas se encuntran grandes cantidades de malato cálcico.

Principales acciones benéficas del Hediondo

Es una planta que cuando es utilizada en manos inexpertas puede resultar dañina. Sin embargo, su olor repugnante actúa como un elemento que sugiere cautela, por lo que las intoxicaciones causadas por su uso no son tan frecuentes.

A pesar de esto, el Hediondo empleando las dosis adecuadas y una estricta supervisión de uso, tiene propiedades benéficas como las siguientes:

  • Eméticas y laxantes: cuando se utilizan sus hojas.
  • Purgante y vermífuga: cuando la parte utilizada son las semillas.
  • Antiasmático.

Contraindicaciones

Es importante tener en cuenta la alta toxicidad de esta planta como remedio casero. Su uso sin supervisión queda completamente desaconsejado. En caso de presentar cualquier síntoma adverso su uso debe pararse de forma inmediata y consultar con un especialista.

Entre los efectos secundarios que puede generar, están:

  • Vómitos
  • Diarreas continuadas y fuertes.
  • Cólicos.
  • Deshidratación por pérdida de sales y líquidos.

El Hediondo es también un depresor respiratorio, que, administrado en dosis altas, puede causar inconsciencia e incluso la muerte.

Se desaconseja su uso en niños y mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

¿Cómo se usa el Hediondo?

Para fines terapéuticos, de esta planta se utilizan sus hojas, las sumidades floridas, las semillas y en algunos casos su corteza.

Se ha llegado a usar a través de infusiones, decocciones y maceraciones, considerando siempre el nivel de toxicidad de sus compuestos químicos.

No se encuentra de forma comercial bajo ninguna presentación, por las razones antes expuestas.

Las dosis adecuadas para preparar las diversas formas bebibles del Hediondo, deben ser prescritas exclusivamente por un facultativo, quien tomará las precauciones del caso, según las características de las dolencias presentadas.

No olvides compartir!