Propiedades medicinales de la Sandía

La sandia (Citrullus lanatus) también llamada patilla o melón de agua es una planta herbácea. Su fruto de textura lisa y de forma más o menos esférica es de color verde en dos tonalidades. Además de su popular apariencia, esta es una fruta que aporta importantes beneficios para la salud.

¿Qué es la Sandía?

Es una planta herbácea, rastrera o trepadora, de tallos pilosos con hojas que poseen entre tres y cinco lóbulos. Sus flores unisexuales son grandes y amarillas y nacen en las axilas de las hojas.

La sandía es una planta de ciclo anual, su fruto es grande llegando a alcanzar 15 Kg o más de peso. Su pulpa dulce es bastante jugosa y de tono rojizo o amarillo, además, posee múltiples pepitas de color negro.  

Oriunda de África, su cultivo y consumo se ha extendido por todo el mundo por ser una fruta con pocas calorías que aporta minerales y vitaminas al organismo.

Beneficios de la Sandía para el organismo

Por su alto contenido de agua (93%) y su bajo contenido de calorías (26 kcal/100) la sandía es una fruta cuyo consumo aporta significativos beneficios al organismo.

  • La sandía posee licopeno, lo que la convierte en una fruta antiinflamatoria.
  • Del mismo modo, este compuesto, actúa en el organismo como un antioxidante que ayuda a neutralizar los radicales libres presentes en el organismo.
  • Gracias a su alto contenido de agua llena de buenos electrolitos, hacen de la sandía un excelente hidratante natural.
  • Su consumo ayuda a disminuir los dolores musculares y la frecuencia cardiaca en los atletas, gracias a los aminoácidos presentes que ayudan a mejorar la circulación.
  • Gracias a su contenido de fibra ayuda a regularizar las evacuaciones, fomentando un tracto digestivo saludable.
  • Por su importante composición de vitamina A ayuda a mantener el cabello y la piel hidratado. Además fomenta el crecimiento de nuevas células de elastina y colágeno.

Investigaciones realizadas sobre la Sandía

El contenido de licopeno, con sus propiedades antioxidantes, ayuda a combatir los radicales libres protegiendo las células del daño permitiendo reducir considerablemente el riesgo de cáncer según un estudio realizado en University of California (2017).

Un artículo publicado en el Journal of Agricultural and Food Chemistry (2014) sugiere que el consumo regular de sandía aporta aminoácidos que ayudan a mejorar la circulación sanguínea repercutiendo de manera positiva en el rendimiento de los atletas.

Cabe destacar que los atletas que consumieron sandía un día anterior a la competencia tuvieron un mejor rendimiento en los ejercicios de atletismo y ciclismo que son disciplinas de alta intensidad.

Modo de uso y Contraindicaciones

La sandía se consume cruda como postre y en ensaladas, igualmente se ingiere como jugo refrescante.

Cabe mencionar que su consumo en raciones no produce efectos secundarios, salvo que la persona sea alérgica por genética.

Las personas que padecen hipercalcemia grave, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, no se les recomienda consumir más de una taza de sandía al día.

Igualmente se debe considerar que la sandía posee un alto grado de azúcar, a pesar de que la misma se produce de manera natural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *