Propiedades Medicinales de la Menta

Unas de las plantas aromáticas más conocidas y extendidas en el mundo. Ha sido documentada por sus propiedades terapéuticas desde mediados del siglo XVII; pero desde la antigüedad es apreciada por su aroma y gusto refrescante. Con solo probar una hoja de Menta la frescura invade el paladar.

Suele confundírsele con la Hierbabuena, aunque la diferencia más visible entre una y otra viene siendo el color de su tallo: verde en la hierbabuena y rojizo en la Menta. Al frotar un poco de Menta entre las manos, se puede aspirar su aroma característico e intenso.

propiedades medicinales de la menta

La Menta en la historia

Su nombre, Menta o Mentha Piperita; procede del latín Mintha, nombre de una antigua ninfa que fue convertida en planta a causa de los celos que provocó en Proserpina.

Si bien, los lugares de origen más aceptados para esta planta la ubican entre Europa, el norte de África y el continente asiático, y al ser una planta perteneciente al género de las Lamiaceae -una de las más extensas del reino vegetal-; su procedencia es incierta y se pierde en la noche de los tiempos.

La medicina china y japonesa de la antigüedad, ya utilizaba a la Menta como uno de sus elementos principales. También en el Antiguo Egipcio era conocida, empleada y apreciada; tanto así, que ha sido encontrada en las tumbas de algunos faraones como señal de ofrenda para la inmortalidad sepulcral.

En la Grecia antigua, diferentes personajes como Dioscórides, asentaron sus propiedades curativas y sus efectos positivos para el tratamiento de diversos malestares estomacales. Y en Europa, su nombre se ha popularizado desde siglos como una de las hierbas medicinales más notorias.

Debido a sus usos culinarios, hoy en día la menta se suele cultivar alrededor de todo el mundo. Es, sin lugar a dudas, una planta de carácter internacional.

Características principales de la Menta

Para crecer, esta planta necesita de suelos fértiles, ricos en humus y otros nutrientes. Crece en lugares donde recibe suficiente luz solar. La Menta piperita, que es la especie más extendida a nivel mundial, alcanza una altura variable entre los 50 y 90 centímetros de altura. Es resistente a las inclemencias del clima y requiere de pocos cuidados para su desarrollo. Puede cultivarse en jardines o crecer de forma silvestre.

Es una planta herbácea de tallo ramificado y de rizomas subterráneos que se extienden, en ocasiones, de forma invasiva por el terreno, pero también puede favorecer el crecimiento de otras plantas, ya que su aroma aleja a ciertos parásitos.

La disposición de sus hojas es opuesta, estas son simples de forma lanceolada, dentadas en su borde y de color verde rojizo. Sus flores, de un color que va entre el blanco y el malva, se posicionan en una especie de espiga. La Menta da un fruto en forma de capsula que contiene varias semillas.

Para aprovechar sus propiedades y facilitar su conservación, sus hojas suelen recogerse entre junio y julio y se secan bajo una temperatura no mayor a los 30º para conservar sus principales activos.

usos de la menta

Principales compuestos químicos de la Menta

Su aceite esencial se extrae por destilación de sus hojas a través del vapor y sus principios activos son:

  • Mentol.
  • Taninos.
  • Flavonoides
  • L-carvone: que le aporta su olor distintivo.
  • Betaburboneno.
  • Limoneno.
  • Ácidos fenil carboxílicos, entre otros.

El aceite esencial de la menta en principio no es tóxico al ser humano. Sin embargo, la inhalación del mentol presente, y el uso prolongado del mismo, pueden tener efectos contraproducentes en el sistema nervioso. También puede producir asfixias, resultado de una acción espasmódica de la glotis y de los bronquios. Antes de usar su aceite esencial se recomienda una evaluación médica adecuada y que se adhiera a las verdaderas necesidades del paciente.

Principales acciones farmacológicas y benéficas de la Menta

Sus componentes activos tienen los siguiente efectos:

  • Estomacales: ya que favorecen la digestión.
  • Analgésicas: el mentol produce una sensación de alivio en la piel y en terminaciones nerviosas en forma de ligera anestesia. De hecho, la Menta era uno de las plantas más usadas en la antigüedad para calmar dolores dentales.
  • Antioxidantes: protege células y evita su degeneración.
  • Antitusivas: calma la tos persistente.
  • Estimulantes: excita la actividad cerebral y del cuerpo.
  • Febrífugas: efectiva para el alivio de fiebres.
  • Suavizantes, anticongestivas y mucolíticas: ya que suaviza las mucosas, evita la congestión y favorece la eliminación de moco.
  • Anti inflamatorias.
  • Refrescantes: al ser de gran ayuda en la salud bucal, pues refresca el aliento.
  • Antiespasmódicas.
  • Carminativas: ayuda en casos de flatulencias, efectiva para la eliminación de gases.
  • Antisépticas.
  • Anti bacterianas.
  • Aromatizantes.
  • Antigripales.

Principales dolencias que la Menta puede aliviar.

  • Gastroenteritis
  • Síndrome del intestino irritable.
  • Cistitis.
  • Afecciones en la piel como: eczemas, hongos, prurito, herpes simple, celulitis, etc.
  • Afecciones respiratorias: sinusitis, resfriados, gripes, bronquitis.

Algunas contraindicaciones a considerar.

Los aceites esenciales de la Menta pueden tener efectos adversos, en personas con las siguientes patologías:

  • Cálculos biliares.
  • Acidez estomacal.
  • Enfermedades del hígado.
  • Colitis ulcerosa u otras enfermedades gastrointestinales.
  • Hipersensibilidad a los agentes activos.
  • Mujeres embarazadas o en proceso de lactancia.
  • Niños menores de 2 años.
  • Si se usa por la noche, puede producir insomnio en algunas personas

¿Cómo se debe usar la Menta?

  • Infusiones. Se utiliza agua hirviendo y las hojas de la Menta en las siguientes proporciones: entre 5 y 10 gramos de la planta por cada taza de agua. Llevar a punto ebullición, y después dejar enfriar ligeramente. El resultado de esta preparación puede tomarse 3 veces al día.
  • Inhalaciones. preparando la misma cantidad indicada arriba e inhalando los vapores hasta que se enfríe el líquido. O usando el aceite esencial a razón de 8 gotas por cada ½ litro de agua caliente.
  • Aplicaciones tópicas. Se prepara un ungüento con las hojas y un poco de alcohol. Éste se puede aplicar localmente mediante masajes o fricciones. Este ungǘento es efectivo por su acción analgésica en pacientes reumáticos.
  • En capsulas. La planta procesada y convertida en polvo, conserva todas sus propiedades. 0.5 gramos al día son más que suficientes.
  • Decocción. se hierven hojas de Mentas y se aplica este preparado para lavar heridas o la piel con afecciones.
  • La planta recién cortada. Para aromatizar y como repelente de plagas.
Usos culinarios:

Su versatilidad se extiende a la preparación de gran variedad de platos. Destaca en la repostería para realizar helados y distintos siropes. También en preparaciones saladas, en donde su aroma y frescura impregna a los demás ingredientes, potenciando así los sabores.

  • En la cocina anglosajona de ambos lados del océano, es uno de los ingredientes esenciales para varias recetas.
  • Puede consumirse tanto fría como caliente y combina muy bien en platos donde el ingrediente principal son legumbres, pastas o carnes.
  • En la península Ibérica, se utiliza en la preparación de guisos.
  • En oriente medio está presente en la cocina libanesa.
  • En el caribe, no puede haber un buen mojito cubano sin su presencia.
  • En Asia, es uno de los ingredientes invariables para elaborar el Phở vietnamita.
 Otros usos

En la industria dedicada a la higiene corporal, se hace uso de los extractos de la menta para lociones, cremas dentales, chicles, bebidas procesadas; entre otros productos.

No olvides compartir!

A %d blogueros les gusta esto: