Propiedades medicinales ajo de los osos

Ajo de los osos

Antiséptico, Depurativo, Estimulante, Hipotensor, Vermifugo

El ajo de los osos (Allium ursinum) es un tipo de planta herbácea común en zonas montañosas de Europa y Asia. Pertenece a la familia de las Amaryllidaceae (donde podemos encontrar plantas comestibles como el ajo y la cebolla común). Crece principalmente en zonas montañosas y submontañosas. El nombre de ajo de los osos se deriva por su ubicación en las montañas, en donde uno puede encontrar este tipo de animales. También se le conoce como ajo silvestre.

El ajo de oso es una planta perenne (vive por varios años). Crece a partir de un bulbo. Sus hojas basales son de gran tamaño y crecen casi al nivel del suelo. De entre las hojas emerge un largo pedúnculo del cual se crecen las flores. Sus flores son blancas y pequeñas, crecen en ramilletes unidos a la parte central del pedúnculo. La floración se da entre abril y junio.

Para fines medicinales se emplea toda la planta. La colecta se hace a partir de la primavera y hasta el verano. Las hojas se pueden colectar desde principios de la primavera, pero habrá que esperar hasta el verano si queremos colectar las flores. Para conservar la planta la secamos a la sombra y después la podemos triturar y almacenar en contenedores herméticos o bolsas. Se debe de mantener en un lugar seco ya que la humedad hace que pierda sus cualidades.

Propiedades terapéuticas

El ajo de los osos es una planta con una gran variedad de beneficios para la salud, y muy similares a los del ajo común. Su lista de propiedades es muy larga e incluye:

  • Antiséptico y antihelmíntico (Vermifugo). Ayuda a eliminar infecciones causadas por lombrices. Ideal para depurar el tracto digestivo de posibles parásitos como solitarias y amebas. En general tiene propiedades antisépticas que ayuda a prevenir infecciones.
  • Diurético e hipotensor. Por un lado promueve la oliguria (evacuar líquidos por la orina), y al mismo tiempo reduce la presión arterial.
  • Colerético. Promueve la producción de bilis.
  • También se ha usado para dar tersura a la piel y aliviar diversos problemas de la misma.

Precauciones

El ajo de los osos crece en el mismo ambiente que la Convallaria majalis (Lirio del valle), Colchicum autumnale (cólquico o mataperros) y el Arum maculatum (aro). Estas especies son venenosas y en ocasiones se pueden llegar a confundir con esta planta. Es por ello que uno debe de tener cuidado al colectar plantas de la naturaleza. Recomendamos sólo colectar plantas si se tiene los conocimientos necesarios.

Modo de uso

  • Infusión: Hervimos una taza de agua y añadimos una cucharada de hojas secas (se puede hacer con una cápsula para té o bien filtrar posteriormente). Se dejan las hojas en el agua caliente por lo menos 15 minutos. Se toma de 3 a 4 veces al día. Incrementa la diuresis (evacuación de líquidos a través de la orina). Se puede aplicar esta infusión sobre la piel paras reducir erupciones o salpullidos.
  • Tintura. Se maceran la planta durante 10 días. Para ello colocamos 10 gramos de hojas secas y 10 gramos de los bulbos secos y triturados en un contenedor con 80 mL de alcohol de alto grado (70 por lo menos). Pasados los 10 días filtramos y almacenamos el alcohol en un frasco hermético de color obscuro (la luz hace que pierda sus propiedades). Se toman 12 gotas después de cada comida. Se pueden añadir las gotas sobre un terrón de azúcar.
  • Condimento. Las hojas frescas se pueden añadir a todo tipo de ensaladas, por ejemplo, un poco de aceite de oliva, ajo y diente de león es ideal para una ensalada verde.. Tiene un efecto depurativo.
  • Cataplasma. Se prepara a partir de las hojas frescas. Estas son trituradas y aplicadas sobre un paño limpio. Este paño después se usa para limpiar abscesos.

No olvides compartir!