Lentisco, entina o mata charneca para la salud bucal

El Lentisco (Pistacia lentiscus), también conocido como Alantisco, o Árbol de la Almáciga, es un árbol que mide entre uno y cinco metros de altura. Con el transcurso de los años, si se deja crecer, puede alcanzar hasta los siete metros, y aunque es muy utilizado en la jardinería lo cierto es que tiene poderes medicinales.

Esta planta es originaria de la Europa Mediterránea, del norte de África y Oriente Próximo. Se caracteriza por ser siempre verde, de hojas pequeñas, y da un fruto redondo que en el momento de su nacimiento es rojo, pero que al madurar se vuelve de color negro. Dicho fruto es alimento para los pájaros, pero resulta tóxico para los humanos.

Mastique

De esta planta se extrae la almáciga o mástique, que fluye de manera espontánea de los troncos y las ramas. Entre sus principios activos también se encuentran el tanino y materias astringentes, aunque estas dos últimas en pequeñas cantidades.

Propiedades medicinales del Lentisco

Su uso en la medicina natural se asocia con la salud bucal. De sus componentes se hacen barnices para la dentadura y ayuda significativamente a fortalecer los dientes y las encías. Sus hojas tienen un agradable aroma, por lo que también son muy usadas para mantener el aliento fresco; basta con masticar un par de ellas durante un momento para cambiar el sabor y el olor de la boca.

Si se padecen dolores de muelas se recomienda la aplicación directa de sus hojas, debido a sus poderes analgésicos.

Sin embargo, las propiedades del Lentisco van más allá. Algunos estudios revelan que tiene facultades expectorantes, sobre todo en los niños. También es un excelente cicatrizante, por lo que suelen hacerse ungüentos para tratar afecciones de la piel.

Hay quienes han llevado las propiedades curativas de esta planta un paso más adelante, pues se puede utilizar como tratamiento efectivo contra la gonorrea y la leucorrea, y también hay personas que la usan para tratar la fiebre.

Maneras de consumirlo

  • Refresco de Lentisco: En un vaso de agua se añaden unas cuantas hojas de Lentisco y se dejan reposar durante unos minutos. Se toma media hora antes de las comidas, y no solo ayuda a la digestión, sino que hasta mejora el apetito.
  • Infusión: Para hacer una infusión de Lentisco hay que triturar muy bien las hojas y luego hervirlas en abundante agua hasta que quede una reducción, la cual debe dejarse reposar. Este preparado se utiliza para detener la diarrea.

Un dato curioso sobre esta planta es que se usa para aromatizar licores, y en Grecia es muy conocida por fabricar a partir de ella goma de mascar. En México suele incorporarse a la cocina, para dar sabor y olor a ciertos aperitivos.

No se conocen efectos secundarios asociados con el consumo de esta planta medicinal.

No olvides compartir!