Boswellia serrata, un potente antiinflamatorio natural

La Boswellia serrata es una planta originaria de la India y también puede encontrarse en África, Asia y Oriente Medio. Se han hallado cultivos importantes en Arabia Saudita y su uso está vinculado con la medicina ayurvédica.

Esta planta de ramas largas, hojas delgadas y ovaladas, y de las cuales brotan frutos secos, tiene como sustancia activa el ácido boswélico, que la convierte en un potente antiinflamatorio, incluso más fuerte que la febilnutazona, que es un antiinflamatorio no esteroideo.

Boswellia serrata arbol Las propiedades medicinales de la Boswellia serrata son indicadas para tratar enfermedades crónicas como la artritis, pues se ha comprobado que disminuye los dolores de las articulaciones, consiguiendo mejorar la movilidad. Además, puede tratar los síntomas relacionados con la artritis reumatoide, osteoporosis y osteoartritis.

En el caso de la osteoartritis es muy eficaz cuando se trata de la rodilla. Puede lograrse una significativa disminución del dolor y ampliar las posibilidades de mover de manera natural las piernas.

También se le atribuyen poderes curativos para quienes padecen enfermedades relacionadas con el proceso digestivo, como colitis, úlceras estomacales y la enfermedad de Crohn. En esta última, el mismo organismo ataca su sistema produciendo la inflamación del intestino, y la Boswellia serrata resulta ser muy eficiente al minimizar la hinchazón y, por lo tanto, el dolor.

Por otra parte, tiene la propiedad de mejorar los síntomas asociados a enfermedades respiratorias, como el asma. Sin embargo, es eficaz solo si se trata de una etapa inicial; cuando la dolencia ya se encuentra en una etapa aguda, es poco lo que la planta puede hacer para aliviar las molestias.

Los estudios revelan que por sus funciones antiinflamatorias puede llegar a ser un tratamiento natural contra los dolores que produce el cáncer. Las infusiones de Boswellia serrata alivian los dolores producidos por las inflamaciones tumorales.

Los efectos antiinflamatorios de la planta son lentos, lo que provoca que tarden mucho más en desaparecer, por lo que el paciente sentirá alivio durante más tiempo que con el consumo de otros fármacos.

Otros usos de la Boswellia serrata

Debido a que posee un agradable olor, la Boswellia serrata también se utiliza para la fabricación de inciensos (llamado en la India Salai), jabones y productos de belleza. Hay empresas de medicina natural que han empezado a usarla en alimentos y bebidas.

Recientemente, esta medicina natural se ha utilizado para disminuir las arrugas en el rostro. Se cree que con la aplicación de ungüentos a base a Boswellia serrata se consiguen eliminar algunas líneas de expresión que se encuentren en su etapa inicial. No en vano ya se han desarrollado productos de belleza gracias a las propiedades de esta planta.

Así se realizan los tratamientos naturales

Para empezar a tomar la Boswellia serrata hay que tener en cuenta el peso del paciente. La dosis máxima debe ser de 500 mg por kilogramo, pero esto va a depender de la enfermedad para la que se use.

Por ejemplo, en pacientes con enfermedades relacionadas con el intestino, la dosis indicada es mayor, entre 300 y 350 miligramos.

Para tener en cuenta a la hora de consumirla

No todos los organismos son iguales y, aunque los poderes antiinflamatorios de la planta procedente de la India están comprobados, hay personas que podrían experimentar efectos secundarios por el consumo de infusiones.

Reflujo ácido, molestias gastrointestinales y náuseas se estima que son los efectos secundarios relacionados con los tratamientos hechos con la Boswellia serrata.

Tampoco está recomendado el uso de la planta como tratamiento en niños, adolescentes ni mujeres embarazadas, puesto que estimula la musculatura del útero.

Las mujeres en período de lactancia también deben evitar consumirla.
Se han documentado casos de personas que resultan alérgicas a esta planta, por lo que se recomienda antes de tomar cualquier infusión de Boswellia serrata hacer una prueba alérgica.

No olvides compartir!