6 alimentos que te ayudarán a desintoxicar tu hígado

La dieta juega un papel extremadamente importante en la salud del hígado. Precisamente por eso ya conocemos las reglas básicas para la salud del hígado desde hace mucho tiempo: limitar el alcohol, limitar los alimentos con demasiado contenido de azúcar y grasas, limitar el consumo de productos industriales o procesados.  El día de hoy queremos hablar de los alimentos para el hígado.

Una dieta mal equilibrada tiende a cansar al hígado, que ya no puede hacer su trabajo correctamente y ya no puede garantizar las funciones bioquímicas y metabólicas esenciales para el buen funcionamiento del cuerpo. La buena noticia es que existe toda una serie de alimentos que pueden ayudarte con la desintoxicación del hígado. 

Los alimentos ricos en antioxidantes, minerales (magnesio, calcio, fósforo, hierro) y vitaminas (A, B y C) son beneficiosos para el hígado. Ayudan a eliminar toxinas y protegen contra enfermedades hepáticas. Estos son los alimentos que serán tus mejores aliados para una mejor salud.

 

El chocolate obscuro es un alimento ideal para la salud ya que no contiene azúcares añadidos.

Chocolate negro 

Aunque está rodeado de mitos no precisamente favorables, el chocolate -siempre que sea oscuro y con un contenido de cacao superior al 70%- es beneficioso para el hígado. El magnesio del chocolate negro tiene un efecto protector sobre el hígado. Además, el chocolate es muy rico en antioxidantes, lo que permite retrasar el envejecimiento de las células del hígado, limpiarlas de toxinas y reducir la inflamación. 

Frutos secos (nueces) 

Los frutos secos (nueces, nueces de Brasil, pecanas, nueces de macadamia, avellanas o almendras) son extremadamente ricos en fósforo, una sal mineral muy beneficiosa para el hígado, que permite el metabolismo de los lípidos, digiriendo y descomponiendo las grasas y evitando que se acumulen en el hígado. Sin fósforo, el hígado estaría sobrecargado de grasas y los riesgos de enfermedades hepáticas serían mucho mayores. 

Conoce más sobre los beneficios de frutos secos como las avellanas, las nueces de Brasil, y el castaño.

Productos lácteos 

Considerada a veces demasiado grasa y demasiado difícil de digerir, la leche empieza a ser cada vez más evitada por el hombre moderno, que acaba teniendo una grave deficiencia de calcio, nutriente esencial para la formación y el mantenimiento de huesos y dientes fuertes, para la coagulación de la sangre, para sinapsis nerviosas, etc. Tanto si hablamos de leche, queso o yogur, los productos lácteos no son perjudiciales para la salud cuando se consumen con moderación, incluso son beneficiosos para el hígado. 

Té verde

Té verde 

El té, y especialmente el té verde, es muy rico en antioxidantes, moléculas que permiten activar y desintoxicar el hígado, reduciendo así el riesgo de enfermedades hepáticas (fibrosis, esteatosis, hepatitis, etc.). Además, el contenido en polifenoles del té verde -conocidos por sus propiedades antioxidantes- contribuye a reducir el nivel de lípidos en sangre y mejora la salud cardiovascular. El té verde también es un buen agente anticancerígeno, especialmente reduciendo el riesgo de cáncer de hígado. 

Anteriormente escribimos un post dedicado al té verde, una planata maravillosa con muchos beneficios para la salud, así mismo como el Matcha.

Hígado 

El hígado necesita hierro, que se almacena principalmente en el hígado, gracias a la ferritina, una proteína que transporta el hierro en la hemoglobina cuando es necesario. En caso de deficiencia de hierro, el sistema inmunitario se debilita y las células hepáticas ya no pueden funcionar con normalidad. Además, el hígado tiene la capacidad de obtener el hierro necesario sin riesgo de exceso. Así que asegúrese de tener suficiente carne u órganos rojos ricos en hierro en su dieta. 

Frutos rojos 

Los frutos rojos, como la grosella negra, los arándanos o las fresas, son especialmente ricos en vitamina C, por lo que resultan beneficiosos para mejorar la salud del hígado y para la acción contra la oxidación de las células, especialmente las del hígado. El consumo diario de frutos rojos reduce el riesgo de inflamación y daño a las células hepáticas. La vitamina C también promueve la síntesis de glutatión, un poderoso antioxidante que fortalece el sistema inmunológico, desintoxica el hígado y combate los radicales libres. 

Puedes conocer más detalles en nuestros posts sobre las fresas, así como de las grosellas negras, y los arándanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.